Jarabe casero para el catarro

Por  | 

Jarabe casero para el catarro
Las plantas medicinales las podemos tomar de muchas formas, una manera sencilla y rica es como jarabe.

El jarabe se usa mucho porque a los niños les gusta mucho su sabor dulce. Además este sabor dulce nos ayuda a que se conserve durante varios meses en perfecto estado. Si quieres saltar directamente al vídeo de como hacerlo, pincha aquí.

Con los cambios de tiempo, el frío y la humedad es más fácil que padezcamos de algún catarro o resfrío, por esto es muy recomendable tener este jarabe casero en nuestro botiquín.

Esta receta es para elaborar un jarabe casero para el catarro a base de equinácea y jengibre, aunque también nos servirá para tonificar nuestras defensas (subir las defensas).

Puede tomarlo toda la familia, pero en especial está indicado para los más pequeños, los niños.

Esta receta la podemos complementar y/o mejorar según nuestras necesidades y gustos.

Ingredientes

  • 1 parte de raíz de equinácea seca.
  • 1 parte de jengibre fresca cortada o rallada.
  • Miel ecológica.
  • Unas gotas de extracto de propóleo (opcional).

Estos dos plantas medicinales son estupendas para tratar y prevenir el catarro, incluso la gripe: La raíz de equinácea estimula nuestras defensas, además es un gran antiviral y antiinfeccioso. La raíz de jengibre es un estupendo expectorante y antitusivo (alivia la tos), además es antiséptico, analgésico y antiinflamatorio.

Debemos usar 1 taza de edulcorante por litro de infusión que obtengamos.

Si no queremos usar miel, podemos usar azúcar moreno o melaza. Por supuesto, también podemos usar sirope de ágave, azúcar de coco y estevia.

Esta receta la podemos amoldar a lo que necesitemos. Podemos usar otras plantas como la raíz de regaliz, malvavisco o drosera si tenemos tos, eucalipto o tomillo si hay congestión y moco, etc.
Jarabe casero para el catarro

Elaboración del jarabe para el catarro

  1. Ponemos una cacerola a fuego medio-alto con agua, la suficiente cantidad de agua en función de la planta que vayamos a usar.
  2. Una vez rompa a hervir añadimos la equinácea y el jengibre. Dejamos a hervir unos minutos aproximadamente 10 a 15 minutos. Pasado este tiempo bajamos el fuego a fuego lento, lo dejamos así durante varios minutos.
  3. Apagamos el fuego y dejamos reposar la infusión 10 minutos al menos. Se suele reducir a la mitad el agua que hemos añadido.
  4. Colamos la infusión y volvemos a echar el líquido obtenido en una cacerola.
  5. Encendemos el fuego y añadimos la miel o el edulcorante deseado. Ojo, por cada litro de infusión añadiremos una taza de miel, esta medida es orientativa y puede cambiar según los gustos y tipo de edulcorante.
  6. Removemos bien hasta que se mezcle, obtendremos una especie de sirope que será nuestro jarabe. Si lo deseamos le añadiremos unas gotas de extracto de propóleo.

El líquido obtenido lo echaremos en una botella de cristal. Según vaya enfriándose cogerá más consistencia.

Para que se conserve durante varios meses e incluso un año, debemos guardarlo en la nevera.

Un truco sencillo

Las raíces necesitan cocer durante bastante tiempo, un tiempo medio de 15 minutos en muchos casos según la planta que sea, ya que son materiales duros y se necesita más tiempo de cocción para que el agua extraiga todos sus principios activos.

Una manera de diminuir este tiempo, es dejar las raíces en remojo la noche antes de que las vayamos a usarlas, y/o triturarlas en cachitos pequeños para que tenga mayor superficie de contacto con el agua. Si hacemos esto, con unos 5 o 10 minutos cociendo nos valdrá.

Ojo, con el jengibre fresco no hace falta hacerlo.

Uso y dosis del jarabe casero

Este jarabe lo podemos tomar diluido en una infusión, zumo y agua, también lo podemos tomar tal cual ya que su sabor es muy agradable.

Se recomienda tomar:

  • En adultos, tres cucharadas soperas al día, en tres tomas (desayuno, comida y cena).
  • En niños, son tres cucharaditas al día o una cucharada al día, depende de la edad y del caso de cada pequeño.

Si tenéis alguna duda sobre que dosis debe tomar vuestro hijo, os recomiendo que leáis nuestro artículo sobre ¿cuál es la dosis adecuada para niños?

Cómo se hace en Vídeo-Receta


Hacer un jarabe casero es muy sencillo además como habéis visto, son muy útiles para toda la familia. Os recomiendo que conozcáis una nueva receta de jarabe, esta vez para la tos, os dejo nuestro jarabe para la tos y el dolor de garganta.

¿Todavía tienes dudas?

En Trucos Naturales estamos poniendo en marcha un servicio de consulta online de coaching de vida sana y natural.

Si estás interesado, envíanos tu email para ser el primero en conocer las condiciones.




5 Comments

  1. Claudia

    21 noviembre, 2015 en 23:44

    Gracias por la receta. A mi particularmente siempre que me refrio me viene muy bien un te de jengibre con miel y limón pero los nenes es otra historia. A ver que tal va el jarabe, seguro que genial!

  2. Mónica

    17 noviembre, 2015 en 15:21

    ¿Puedo usar el genjibre en polvo?
    Muchas gracias

    • Viki

      10 enero, 2016 en 21:30

      Hola Mónica.

      El jengibre debe ser fresco, sino el sabor y todo sería diferente. Si no lo encuentras puedes cambiarlo por otra planta como por ej. tomillo.

      Un abrazo y gracias.

  3. REINA

    12 febrero, 2013 en 14:25

    Cuanto tiempo aguanta? Como se tiene que conservar este jarabe? donde?

    Muchas Gracias!!

    • Virginia Ceballos

      12 febrero, 2013 en 20:26

      Hola.
      Puede durar meses el jarabe pero debe guardarse en la nevera o refrigerador.

      Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¿Quieres saber como cuidar tu salud de forma natural?
Únete a una comunidad de miles de lectores y recibe GRATIS nuestros Trucos Naturales en tu correo.
Felicidades, te has unido a nuestra comunidad. Revisa tu correo para confirmar.
Cerrar