Cómo hacer aceite de magnesio

aceite de magnesio casero

aceite de magnesio casero

El magnesio es un mineral muy importante para nuestra salud. Se ve implicado en multitud de funciones metabólicas como la generación de ATP  o la síntesis de colágeno. Es un mineral esencial para tener una vida plena.

Por desgracia, cada vez más, nuestra dieta tiene un déficit mayor de este mineral, así que podemos hacer tres cosas: por un lado cuidar nuestra alimentación, tomar suplementos de magnesio de vez en cuando (dependerá del caso) o usar aceite de magnesio para absorberlo de forma tópica.

Si queréis saber más sobre la importancia del magnesio, os recomiendo este artículo sobre las funciones del magnesio.

Beneficios del magnesio de forma externa

El magnesio tiene muchos beneficios, pero me voy a centrar en los beneficios al usar aceite de magnesio de forma externa.

  • Dolor articular y muscular.
  • Artrosis y artritis.
  • Problemas de cartílago como el de rodilla.
  • Tensión muscular y contracturas.
  • Calambres musculares.
  • Fatiga y falta de fuerza.
  • Estrés.
  • Dolores de crecimiento.

¿Cómo hacer aceite de magnesio casero?

sales de cloruro de magnesio y agua para hacer aceite de magnesio

Ingredientes

  • 100 gr. de agua destilada.
  • 15 gr. de sales de cloruro de magnesio.

Es mejor usar agua destilada para que el preparado dure en perfecto estado más tiempo, pero si no tienes, puedes usar agua hervida sin problema.

Sobre el cloruro de magnesio, os recomiendo usar sales de cloruro de magnesio como tal, no uses pastillas de magnesio ya que son otro tipo de magnesio y además tienen anti-aglomerantes, que no van a permitir que se disuelvan bien en el agua.

Elaboración

  1. Se pone a calentar el agua y cuando rompa a hervir añadimos las sales de cloruro de magnesio.
  2. Bajamos el fuego y removemos bien.
  3. Una vez estén las sales bien disueltas apagamos el fuego y retiramos el cazo.
  4. Dejamos que atempere, envasamos en un envase con spray y listo.

Se recomienda remover con una cucharada de madera, pero tranquilo, no pasa nada si usamos una metálica, ya que es un instante.

¿Cómo lo usamos?

Nos aplicamos un poco de aceite de magnesio en la zona que deseemos tratar, por ejemplo, en las piernas, gemelos, manos, pies, dependerá de tu caso.

Déjalo actuar de veinte minutos a media hora y, pasado este tiempo, si hace falta se limpia con agua y jabón la piel.

Recomendaciones para cada caso

Si lo vas a usar en niños, para aliviar los dolores de crecimiento, como estas molestias suelen ser más por la noche, es recomendable aplicárselo antes de ir a la cama.

Si eres deportista aplícate este aceite después de hacer ejercicio o antes de irte a dormir.

Si es para aliviar dolores de rodilla, artrosis, artritis, contracturas…. puedes aplicártelo de dos a tres veces al día, pero ojo porque puede irritar la piel al usarlo en exceso.

Si te das un masaje, puede ser muy interesante aplicarte el aceite de magnesio después del masaje, para que así penetre mejor en la musculatura.

Advertencias

El aceite de magnesio, según la concentración de magnesio que tenga, puede irritar la piel. La proporción que te doy en esta receta es más baja de lo habitual para que no irrite la piel, ya que esta pensada para niños y para personas que, como yo, tenemos la piel sensible.

Ojo, no te lo apliques en heridas o en la piel dañada porque puede picar.

Otra receta más concentrada

Las proporciones de esta receta son mucho más concentradas que la anterior, es la que se suele recomendar:

En 125 gr. de agua destilada se añaden 100 gr. de cloruro de magnesio. La elaboración y la aplicación es la misma que en el caso anterior.

La receta en vídeo

Baños con sales de cloruro de magnesio

Otra opción estupenda es darte baños relajantes con un buen puñado de sales de magnesio es otra forma de beneficiarte de todas las propiedades de este mineral. Además puedes incluir unas gotas de aceite esencial de lavanda, mandarina, naranja dulce o el aceite esencial relajante que más te guste, pero siempre diluido antes en un poco de aceite vegetal.

Para poder absorber el magnesio tenéis que estar un buen rato en el baño 🙂

También tienes la opción de realizar pediluvios (baños de pies) y maniluvios (baños de manos)  para aliviar los típicos dolores de artrosis y artritis, entre otras cosas.

Espero que desde hoy te animes a usar el aceite de magnesio y, si te hace falta, a tomar un buen suplemento de magnesio de forma interna, aparte de mejorar nuestra dieta diaria 🙂

2 Respuestas a “Cómo hacer aceite de magnesio”


  • elektraloru / Responder

    Hola!!
    Hoy me trajeron a casa un bote de cloruro de magnesio cristalizado, y aunque no he abierto el bote, tiene toda la pinta de ser un polvo. ¿Sirve igual?


Deja una respuesta