Spray casero para aliviar el dolor muscular y articular

Llevaba tiempo queriendo hacer un spray para aliviar el dolor, pero no encontraba el momento. Justo la semana pasada me hice bastante daño en mi muñeca derecha, vi claro que era el momento y me puse manos a la obra 🙂

Mi suegra siempre me habla de un producto que ella usaba cuando trabajaba, para cuando tenía lumbago o le dolía algo. Estoy segura que vosotros alguna vez lo habéis usado. Esta receta esta inspirada en este producto y, en gran medida, lo he hecho para mi suegra. Hay que mimar a las suegras 🙂

El resultado me parece bueno, la verdad es que estoy contenta. Es eficaz, rápido y muy sencillo de hacer. Además, les encanta a todos los que no les gusta el tacto de las cremas oleosas y pringosas (que conste que a mí me gustan 🙂 )

La receta en vídeo

Ingredientes

  • 50 ml de alcohol de farmacia de 96º.
  • 1 gr de cristales de mentol.
  • 1,5 gr de cristales de alcanfor.
  • 35 gotas de aceite esencial de trementina, en este caso obtenido de pino marítimo.
  • 35 gotas de aceite esencial de gaulteria.
  • 5 gotas de aceite esencial de manzanilla azul (opcional).
  • 5 gotas de aceite esencial de laurel (opcional).

Sobre los ingredientes

Tanto el mentol, como el alcanfor, son analgésicos, siendo anestésicos locales. Además, dejan una sensación de frescor enorme. No se debe aumentar su concentración, pues ya es elevada. Para hacernos una idea, debemos saber que el alcanfor se recomienda en concentraciones entre 1-3% en lociones y cremas y el mentol entre 0,2-2%.

El aceite esencial de trementina: se obtiene de la resina de pino, sobre todo, del pino resinero o marítimo (Pinus pinaster) actúa como antiinflamatorio y alivia el dolor.

El aceite esencial de gaulteria o wintergreen (Gaultheria procumbens) es muy rico en salicato de metilo, este principio activo está relacionado con el ácido acetil salicílico (principio activo de la aspirina) otorgándole grandes propiedades como aliviar el dolor, bajar la inflamación de la zona, activa la microcirculación, es vasodilatadora y, además, es antiespasmódica.

He querido añadir el aceite esencial de manzanilla azul o alemana (Matricaria chamomilla) y de laurel (Laurus Nobilis) por sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Además, estos aceite esenciales me encantan 🙂

Elaboración

  1. Pesa los cristales de mentol y alcanfor.
  2. Mide el alcohol de 96º.
  3. En un bote de vidrio de boca ancha, limpio y seco, echa el alcohol y después los cristales. Cierra el bote bien y agita.
  4. Agita bien hasta que los cristales se hayan disuelto en el alcohol. Es algo bueno que tiene usar alcohol con estos cristales que se disuelven perfectamente a temperatura ambiente.
  5. Ahora añade las gotas de aceite esencial, cierra y agita de nuevo. Si has añadido la manzanilla azul, te quedará un color precioso azulado.
  6. Envasa en un recipiente de vidrio oscuro con spray, bien limpio y seco.

Guárdalo en la alacena o en el armario del baño, lejos de la luz, el calor y la humedad. Y lejos de los niños.

Formas de uso y precauciones

Lo primero y más importante, no lo pueden usar: mujeres embarazadas, durante la lactancia, niños pequeños menores de 6 años (pero yo no lo usaría hasta, al menos, los 8 años). Debemos tener mucha precaución con personas asmáticas o sensibles a los aromas.

Debemos tener cuidado con las mucosas (ojos, nariz y boca) y no debemos aplicarlo en heridas abiertas.

Se aplica como un spray normal sobre la zona donde sintamos dolor, por ejemplo, un tobillo dolorido, un esguince, una contractura, etc… Lo ideal es aplicarlo y taparlo con una gasa o venda y dejarlo actuar. Incluso se puede usar antes de un masaje o después, según veamos.

Podemos usarlo de una a dos veces al día con seguridad, durante varios días seguidos.

Espero que esta receta os sea de mucha utilidad. Si os gustan el tacto de las cremas os recomiendo también esta receta de bálsamo de tigre, para verla pincha aquí.

Y, si no tenéis muchos ingredientes, echa un ojo a esta receta con cayena, árnica y jengibre, pincha aquí para verla.

8 comentarios en “Spray casero para aliviar el dolor muscular y articular”

  1. Buenísima receta y me viene como caída del cielo para ahora mismo. Una pregunta, ¿cuánto dura el spray una vez hecho? ¿necesita conservante o con el alcohol es suficiente? muchas gracias, tus videos ayudan un montón

  2. Matilde Romero Zarco

    Hola Virgi…si no tengo el aceite esencial de trementina, por cual lo podría sustituir en este caso?
    Gracias por la receta, me parece muy potente por los aceites que lleva así que probaré de hacerla…un abrazo!

  3. Hola! Ma parece una receta genial, a parte de no ser tipo crema, sobretodo para poder aplicarse una misma en sitios donde las manos no llegan bien, como ciertas partes de la espalda.
    Tengo un aceite esencial de alcanfor (Cinnamomum camphora Bark oil), ¿crees que se podría sustituir por los cristales de alcanfor (que ahora no tengo), manteniendo la proporción del 1-3%?
    Muchas grácias por todo!

  4. Ooh, que belleza, ninguno de los aceites lo puedo conseguir en País, pero seguiré en el intento.
    Gracias por tanta belleza que nos compartes.
    Saludos
    Marta, de Paraguay

  5. Montse Silvestre

    Hola Virgi,
    Genial la receta!!! Dos preguntas para ver si puedo aprovechar ingredientes que ya tengo y no comprar de nuevos. Tengo infinidad pero siempre falta alguno!!! Serviría el aceite esencial de pino silvestre o tiene que ser el marítimo, si o si? Y otra, si ponemos el aceite esencial de romero alcanfor, qué cantidad?
    Muchísimas gracias por compartir tanto!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.