Crema para el dolor con pimienta de cayena

crema para el dolor junto a cayena, gengibre y arnica

crema para el dolor junto a cayena, gengibre y arnica

Me encanta tener siempre en casa una crema o bálsamo para el dolor. Es super útil y lo uso para casi toda la familia. Suelo tener a mano mi bálsamo de tigre casero, que además lo uso tanto para casa como para mi consulta.

El bálsamo de tigre es el que más me gusta, pero para hacerlo se necesitas mucho ingredientes y algunos no son fáciles de encontrar. Así que he pensando en hacer una crema para el dolor con ingredientes sencillos de encontrar y que sea rápido. ¡Y aquí está el resultado!

La receta en vídeo

Los ingredientes

Para la maceración:

  • 2 cucharadas de flores de Árnica.
  • 1 cucharada de jengibre seco.
  • 1 cucharada de cayena molida.
  • 80 ó 90 gr. aceite vegetal.

Para la crema:

  • 60 gr. de aceite macerado.
  • 50 gramos de manteca de karité.
  • 20 gr. de cera de abejas rallada.

¿Por qué estos ingredientes?

Las flores de árnica se usan para bajar la inflamación en contusiones, reumatismos y tendinitis, además es estupenda para los hematomas y neuralgias.

El jengibre es un gran antiinflamatorio y analgésico. Podemos usar tanto en jengibre fresco como el seco, aunque en esta receta recomiendo más el seco porque sus propiedades son más caloríficas.

La cayena es un estupendo analgésico debido a la capsaicina,  por lo que se usa mucho en formulaciones para aliviar el dolor, sobre todo en cremas y linimentos. Además mejora la mala circulación. Es llamada también pimienta roja. Otras opciones es usar chile o ají picante, ya que son de la  especie Capsicum.

Elaboración

La maceración:

Lo ideal sería hacer una maceración en frío en aceite de vegetal y el jengibre, la cayena y la árnica y dejarlo macerar durante unas tres semanas. Si quieres más información sobre las maceraciones pincha aquí. Pero como muchas veces no tenemos tiempo, podemos hacer una maceración en caliente.

Para hacer una maceración en caliente tenemos que:

  1. Pon un bol al baño María. Añade el aceite vegetal que prefieras, yo suelo usar aceite de almendras o de girasol (en el vídeo uso aceite de sésamo porque es muy calorífico) y echa las especias y las flores.
  2. Baja el fuego y controla de forma constante. Deja que este macerando durante 1 o 2 horas, así el aceite podrá extraer los principios activos de las plantas.
  3. Ten mucho cuidado de que el cazo o cacerola no se quede sin agua.
  4. Pasado este tiempo, apaga el fuego y filtra con una gasa o bolsa de bebidas vegetales.

La crema o ungüento:

  1. Pon un bol al baño María. Echa en el bol el aceite macerado, la manteca de karité y la cera.
  2. Deja que se derrita y mueve todo de vez en cuando para que se mezcle de forma homogénea.
  3. Una vez esté todo bien mezclado, apaga el fuego y retira.
  4. Echamos la crema en varios envases adecuados, previamente esterilizados, cierra. Y deja que se enfríe.

En cuanto esté a temperatura ambiente estará listo para usar.

Esta ungüento puede durar meses en perfecto estado, mantenerlo alejado de fuentes de calor, humedad, el sol y tener cuidado de no contaminarlo (siempre que cojáis un poco que sea con las manos limpias).

Por supuesto se puede incluir algún tipo de conservante como el cosgard, extracto de semillas de pomelo o el que prefiráis.

¿Cómo mejorar esta receta?

Esta receta es muy sencilla y con ello quiero que todos vosotros podáis hacerla. Pero se puede mejorar, por ejemplo:

Podéis incluir harpagofito que es un gran antiinflamatorio, otras opciones pueden ser incorporar también plantas como el sauce, la ulmaria, la manzanilla, la lavanda… incluso podríamos pensar en el mentol y el alcanfor.

Otra opción es incluir aceites esenciales como el romero, la pimienta negra o la lavanda. Si quieres saber cuales son los aceites esenciales más apropiados pincha aquí.

Una respuesta a “Crema para el dolor con pimienta de cayena”


Deja una respuesta