Crema cicatrizante para heridas, quemaduras leves, rozaduras…

La mala circulación, muchas veces no solo provoca varices, dolor e inflamación. También puede provocar heridas e incluso úlceras en la piel, pues bien, esta receta de crema o bálsamo cicatrizante la he diseñado especialmente para mi suegra 🙂

La semana pasada os compartí la receta de un gel desfatigante para las piernas que le hice para ayudar a activar la circulación de sus piernas, pero ella, además, necesita esta crema cicatrizante para evitar que le salgan úlceras.

Aunque yo la he hecho pensando en mi suegrecilla, este bálsamo lo podemos usar para toda la familia, para heridas, raspones, quemaduras leves, etc…

Esta receta es muy especial, ya que está inspirada en mi taller de «Los secretos de las abejas»… tiene un ingrediente secreto que ahora descubriréis 🙂

La receta en vídeo

Ingredientes

  • 40 gr. de oleato de hipérico.
  • 10 gr. de cera de abejas virgen.
  • 5 gr. de miel de manuka.
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda.
  • 10 gotas de aceite esencial de jara.
  • 10 gotas de aceite esencial de manzanilla romana.
  • 10 gotas de aceite esencial de incienso ayurveda (Boswellia serrata).
  • Unas gotas de vitamina E (opcional, pero os lo recomiendo).

¿Por qué estos ingredientes?

El aceite de hipérico es un oleato que no puede faltar en ninguna crema cicatrizante. Podemos complementarlo con oleatos como el de caléndula, el de violetas o el de consuelda.

La miel de manuka posiblemente es la miel más antibiótica que hay en el planeta, además, es un gran cicatrizante. ¡Quién se puede resistir a usar esta maravilla! Bueno, si no fuese por su precio, claro :-(.

He elegido los aceites esenciales de jara, lavanda e incienso porque son buenos cicatrizantes, pero, además, la lavanda baja la inflamación al igual que la manzanilla y alivia el dolor que podemos tener en la zona.

Elaboración

  1. Pon a calentar al baño María la cera de abejas en el aceite de hipérico.
  2. Mientras la cera se va derritiendo, echa las gotas de los aceites esenciales en la miel y mezcla.
  3. Si la cera está bien derretida y mezclada con el aceite, aparta del fuego.
  4. Ahora, con cuidado, añade la miel y los aceites esenciales en la mezcla de cera y oleato, remueve bien para que se mezcle correctamente.
  5. Añade la vitamina E y mezcla.
  6. Envasa rápidamente en un envase de cristal limpio, esterilizado y seco. Hay que ser rápido porque al llevar tanta cera solidifica muy rápido.

Esta crema os va a durar un mes en perfecto estado y si le añades vitamina E, de tres a seis meses sin enranciarse.

¿Cómo nos la aplicamos?

La herida debe estar limpia y seca, enconces nos aplicaremos un poco del bálsamo sobre la zona dañada.

Podemos echarnos varias veces al día, por ejemplo por la mañana y por la noche, pero cuidado al usar oleato de hipérico no se recomienda que nos dé la luz en la zona tratada, ya que puede crear manchas en la piel.

Espero que le deis un buen uso, pues es una estupenda crema 🙂

Y si prefieres hacer una crema cicatrizante más sencilla, te recomiendo que leas esta receta, para verla pincha aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.