La astaxantina, un gran antioxidante

Por   | 

La astaxantina, un gran antioxidante

La Astaxantina es un carotenoide de la familia de los terpenos, liposoluble y por ahora es uno de los antioxidantes más potentes que se conocen. Al pertenecer a la familia de los terpenos no se convierten en vitamina A como el betacaroteno. Es químicamente parecido al betacaroteno.

La Astaxantina se puede encontrar de forma abundante en una alga de agua dulce llama Haematococcus pluvialis y en pequeñas cantidades en el salmón, la trucha, crustáceos (de hecho es el responsable del color rosado del salmón, kril, gambas, langostas, cangrejos, trucha, etc.), levaduras y en plumas de algunas aves.

Como antioxidante nos protege de los radicales libres y por ello de un envejecimiento celular prematuro, de evitar la oxidación de las grasas y de posibles enfermedades generadas por la desestabilización en cadena que generan los radicales libres.

Ya hemos hablado en otros momentos de la cantidad de radicales libres a los que estamos expuesto; contaminación, estrés, medicamentos, mala alimentación, etc. y que los mecanismos del cuerpo para contrarrestar se quedan cortos.

Del alga que se extrae se encuentra en todo el mundo desde lagos de África hasta el Ártico.

¿Cómo funciona?

Esta gran capacidad antioxidante se debe a su estructura molecular polar (con dos grupos cetónicos en cada anillo), pues le permite colocarse en lugar estratégico en la membrana celular donde los radicales libres atacan primeramente y así ayuda a preservar la parte interior de la célula y la superficie externa, mientras que el resto solo defiende en la membrana celular.

¿En qué nos puede ayudar?

Los estudios que se han hecho de esta sustancia han concluido en:

  • Una estimulación del sistema inmunológico (especialmente linfocitos T).
  • Inhibición de la oxidación de grasas.
  • Antiinflamatorio.
  • Disminución de triglicéridos  y aumento del colesterol bueno (HDL).
  • Disminución de la proteína C reactiva.
  • Mejora del rendimiento físico.
  • Prevención de demencia y enfermedad de Alzheimer.
  • Protección de la luz ultravioleta, protege de los rayo UVA del sol y de las quemaduras solares.
  • Inhibición de la bacteria Helicobacter pylori y por ello el reflujo gastroesofágico.
  • Regulación de niveles de glucemia; evita la oxidación de las células del páncreas y ayuda a la reducción de la resistencia de las células ante la insulina.
  • Evita el desarrollo de tumores.
  • Mejora de la fertilidad, mejorando la calidad del esperma.
  • Protección ocular; cataratas, degeneración macular asociada a la edad y ceguera.

 Efectos secundarios

Un consumo excesivo puede dar lugar a alteraciones de la pigmentación de la piel y de las heces. No se deben mezclar con medicamentos para el asma o con medicamentos con acción hormonal.

Curiosidad

El color rojizo del aceite de kril es debido a la astaxantina que ingiere este crustáceo a través de las algas. El color rosa de los flamencos aparece cuando comienzan a consumir alimentos que contienen astaxantina.

Es un gran complemento que nos ayudara a prevenir multitud de alteraciones, pero lo más importante es que siempre llevemos una buena alimentación para evitar mayor numero de radicales libres y mayor aporte de antioxidantes.


¿Prefieres ver vídeos?

Trucos Naturales está poniendo en marcha su canal de youtube para que puedas ver mis recetas y consejos de vida sana .

Echa un vistazo al canal y suscríbete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¿Quieres saber como cuidar tu salud de forma natural?
Únete a una comunidad de miles de lectores y recibe GRATIS nuestros Trucos Naturales en tu correo.
Felicidades, te has unido a nuestra comunidad. Revisa tu correo para confirmar.
Cerrar